viernes, 2 de junio de 2017

Opción Servicio de SCyL-mSc estuvo en Palencia.


Estuvimos de charla con nuestros amigos de Palencia. 

En ella dimos un repaso rapido a ideas tan primitivas como importantes. Conceptos que en situaciones normales pagamos cuota por ellos y así limpiar nuestra conciencia.

En ella hablamos de una guerra que empieza, en 2011. Es la época de las "Primaveras Árabes".
Lo que en Siria empieza como un despertar de su población, en busca del derecho a decidir cómo ciudadanos, pronto es utilizado por naciones interesadas y grupos de ideas fijas bien organizados y con presupuesto para armamento.

Es por ello que la revolución positiva que la población buscaba, pronto torna en conflicto armado. Esto suena suave así que llamémoslo también por otros nombres más familiares que nos habrán la memoria tales como "guerra civil" o "fratricidio". 

Siria fue una nación creada como otras muchas. A base del interés geografico, estrategico y con escuadra y cartabón. Los implicados en su creación o malformación, como no, fueron los imperios Europeos jugando al Risk contra el imperio Otomano.

Así hoy nos encontramos con multitud de fuerzas armadas que buscan su único propósito.
Algunas de ellas son:
  • La Fuerza Armada Siria y paramilitares.
  • El Ejercicio Libre Sirio.
  • Kurdistan Sirio.
  • Al Nusra.
  • Estado Islámico.

Todos ellos y algunos mas, sin intención ni capacidad para negociar o incluso unirse en combate para ganar peso en la contienda. Di que esto último da igual, ya que luego llegan los coaliados interesados del primer mundo, que en vez de mediar la Paz, les proporcionan armas a todos y de paso alguna ayudita tipo "hoy voy a bombardearte desde el aire, que tengo stock". Los mismos que también luego lavarán su conciencia poniendo la calderilla que les queda en ACNUR.

Allí los jóvenes están sometidos al miedo constante e incertidumbre de que en cualquier momento, alguno de los ejércitos va a venir a buscarte. Da igual que sea o no tu causa, al igual que lo mismo da que prefieras o no tomar la armas. Si eso ocurre estás sentenciado, porque no tienes derecho de elección. Sólo hay una opción. O te unes a la causa de quien te viene a buscar, o te mata ahí mismo ya que no va a dejar que seas útil a uno de sus bandos enemigos.


Con estos mimbres, tus padres y madres que te quieren un montón, prefieren que sus jóvenes huyan con los pocos ahorros de la familia en un éxodo donde la muerte va a seguir como compañera, acompañada por la indiferencia de Europa.

De igual manera que repasamos estas ideas, focalizamos la situación general de sus habitantes en todo este tiempo. A modo general Siria es un país de 21 millones de habitantes. De ellos aproximadamente 10 millones están en situación de desplazamiento forzoso, dentro de su país.
Esta idea es muy vergonzosa si lo piensas. 10 millones de personas tratando de librarse de morir, marchando de un lado a otro dentro del propio territorio Sirio.
Otra idea de crueldad pasa por los más de 600.000 fallecidos.
Según fuentes 470.000 soldados y 104.000 civiles. Esto como datos oficiales. Ya sabemos que las cifras reales nunca serán esas, las taparán y las negarán como se hace siempre.

Sobre los soldados. Teniendo en cuenta el reclutamiento forzado, ¿cuántos jóvenes habrán muerto? y ¿cuántos niños soldado?.

Saliendo de la fronteras de Siria, entramos a hacer análisis de realidad de cuanta gente se ha desplazado a Europa y a conceptos cívicos en los que como personas teníamos que estar.

Repasamos un informe ACNUR de agosto del 2016 y aparecen 60.000 refugiados en Grecia. Síntoma de catástrofe y fracaso de la gestión de Europa. Fracaso de todos esos valores tan honorables que los refugiados vieron en el Viejo Mundo y que nuestros gobernantes, aquellos que están (ja!) al servicio de sus ciudadanos, ni pueden, ni quieren gestionar de manera honorable. Porque una de las mejores maneras de haber gestionado bien algo, hubiera pasado por no financiar a Turquía para quitarnos una papeleta. ¡Que allí les tratan a los refugiados como perros!, aunque para perros nosotros.

Es esa una de esas malas acciones y poco reflexionadas a priori. Ni es la única, ni lo será. Es todavía peor ver a nuestros vecinos griegos con sus grandes retos, siendo perseverantes con lo suyo y encima sumando todo esto de la crisis de los refugiados.


De pasada vimos los objetivos de desarrollo del milenio, según la ONU. Principalmente para enfocar nuestra misión como ciudadanos. No hablo como rollo "podemita", ya que como Scout me considero apolítico (y sobre ese concepto te pido que entiendas que no pretendo hacer que tú te inclines hacia un tipo de partido político y otro, sino todo lo contrario. Sólo hablo como un simple individuo con una sensibilidad concreta.)

Como ciudadanos tenemos que expresarnos ya que, en lo que pudimos observar usando los objetivos de desarrollo del milenio, es que esos niños que estaban en Grecia, no estaban escolarizados. Que no te vendan motos. No lo estaban.

La conclusión más potente que sacamos de esa charla en Palencia, como no, fue la crítica constructiva. Esa que pasa de dejar de quejarte y silenciosamente pasar a la acción. Esa en la que, por poco que parezca que puedes hacer, ayuda y mucho. Una acción en la que conociendo tus aptitudes, las potencias saliendo de tu círculo de confort para encontrar que tienes mimbres para más y que sirven como voz anónima, construyendo junto a más ciudadanos. También junto a nuevos ciudadanos.

Así nació el proyecto Giving Smiles en Grecia. Así son los Scouts. Cuando tienen el corazón abierto, como el Lobato tiene las orejas y los ojos bien abiertos. Esto es lo que enseñamos en nuestros grupos Scout. A armar por encima de todas las cosas.





2 comentarios:

Archidruida dijo...

Apasionante relato tío. Seguro que todos disfrutasteis juntos.
Propongo crear una máxima del responsable para que nunca se nos olvide que...
"El Scout tiene siempre la mente y el corazón bien abiertos"

Jose Angel Perez dijo...

Amigo druida...

...he sentido el espíritu de los niños de Marketing. La forma más básica y vital de escultismo una reacción de ser y existir para todos. Como el escultismo es una potente herramienta, dónde y cuándo vivimos con lo justo, todavía queremos servir a los demás, por encima de nuestros intereses personales.
Y esto no se aprende con formaciones o monográficos encaminados a saber cómo enviar la opción de servir a los demás, sino que se aprende gracias a lo que nuestros buenos responsables imprimieron en nuestro carácter.
Nos enseñaron a compartir aquello que teníamos. Marcaron los caminos hacia la autogestión y al trabajo en equipo.
Se aprende abriendo el corazón y la mente, pero sobre todo, explorando los límites de nuestros círculos de confort. O sea, actuando en la vida con actitud.
Sintiendo la adrenalina y el vértigo de estar haciendo lo mejor. O por lo menos intentándolo. Porque la experiencia, ya sea positiva o negativa, lo haga bien o por el contrario muertas en el intento, determinarán esa mochila que hará que seas una persona útil a la demás.
Seguramente no todos los que quieres te sigan. Y esto suele pasar. Hasta Ulises tuvo que terminar solo su viaje a Itaca y nunca olvido, sino eligió a aquellos que quedaron atrás. Y todo con la mente y sobre todo el corazón bien abierto.
A todos los que, por una vez, aunque mínima te parezca, imprimieron algo en tu carácter, dales las gracias. Eres lo que te han dado. Eres persona. Eres Scout. A todos los que te dieron la oportunidad de enseñarles algo de ti, dales también la gracias.
Lo que unos forjaron en ti, continuará vivo en aquellos con los que actúes. Y la rueda seguirá viva y está cadena de favores no terminará.
Esto ocurre a nivel global y no contamina. Es sostenible para el mundo.
Es COSA RICA.
SOMOS ACTITUD.